Papel del Psicólogo

La Psicología es la ciencia que estudia la conducta o comportamiento humano y los procesos mentales. Analiza las tres dimensiones de los mencionados procesos: cognitiva (o mental), afectiva y conductual.

La Psicología explora conceptos como la percepción, la atención, la motivación, la emoción, el funcionamiento del cerebro, la inteligencia, la personalidad, las relaciones personales, la consciencia y el inconsciente. Es decir, se ocupa de la conducta normal y de los trastornos, de las técnicas adecuadas para la evaluación, los criterios para diagnóstico y el establecimiento de las conductas-problema y objetivos de tratamiento, así como de las técnicas eficaces para la intervención en las diferentes problemáticas.

El psicólogo/a es un profesional cualificado que ha recibido una formación universitaria formal en Psicología y que se encuentra registrado en un Colegio Profesional. Su labor es educar y entrenar a las personas en habilidades de afrontamiento, con el objetivo de solucionar los trastornos y problemas actuales.

Los problemas psicológicos que atiende el psicólogo son diversos, pero nos encontramos que los más frecuentes son:

  • Problemas en el estado de ánimo: sentimientos de tristeza, depresión, apatía, desánimo, desesperanza, irritabilidad, sentimientos de culpa, falta de energía, desmotivación, ganas de llorar, incapacidad para disfrutar de la vida, visión de de pasado, presente y futuro negativa.
  • Problemas de ansiedad y estrés: preocupaciones, pensamientos negativos, obsesiones, miedos, fobias, sucesos traumáticos, ataques de ansiedad, malestar físico.
  • Problemas en la pareja y de tipo sexual.
  • Dificultades en las relaciones con los demás, timidez, baja autoestima, inseguridad, incapacidad para defender las propias opiniones, dependencia emocional, celos.
  • Dificultades en la toma de decisiones y en la resolución de problemas.
  • Malos hábitos de alimentación y de sueño.
  • Problemas en el trabajo y en los estudios.
  • Problemas de comportamiento en hijos menores, adolescentes y jóvenes: conductas de negativismo, oposición a la autoridad, inquietud e hiperactividad.

 

Desgraciadamente, en el campo de la Psicología es donde nos encontramos con más frecuencia con casos de intrusismo profesional, es decir, con personas que sin reunir la formación adecuada realizan tareas para las que no están reconocidos ni preparados (p.e. coach, instructor de mindfulness,…etc.), lo cual no sólo supone un engaño a los posibles”clientes”, sino un verdadero peligro para estos cuando se trata de temas de salud.

Antes de acceder a cualquier servicio de Psicología, recomiendo comprobar y exigir que el profesional que lo va a atender es Psicólogo con titulación académica y con pertenencia a un Colegio Profesional, lo que nos garantiza que está capacitado para desarrollar adecuadamente las tareas propias de su profesión y supeditado al control de los órganos competentes y a responder ante los mismos en caso de mala praxis.

Esta comprobación la podemos realizar a través del Colegio Oficial de Psicólogos de su región.

Anuncios