Papel del Psicólogo

La Psicología es la ciencia que estudia la conducta o comportamiento humano y los procesos mentales. Analiza las tres dimensiones de los mencionados procesos: cognitiva (o mental), afectiva y conductual.

La Psicología explora conceptos como la percepción, la atención, la motivación, la emoción, el funcionamiento del cerebro, la inteligencia, la personalidad, las relaciones personales, la consciencia y el inconsciente. Es decir, se ocupa de la conducta normal y de los trastornos, de las técnicas adecuadas para la evaluación, los criterios para diagnóstico y el establecimiento de las conductas-problema y objetivos de tratamiento, así como de las técnicas eficaces para la intervención en las diferentes problemáticas.

El psicólogo/a es un profesional cualificado que ha recibido una formación universitaria formal en Psicología y que se encuentra registrado en un Colegio Profesional. Su labor es educar y entrenar a las personas en habilidades de afrontamiento, con el objetivo de solucionar los trastornos y problemas actuales.

Los problemas psicológicos que atiende el psicólogo son diversos, pero nos encontramos que los más frecuentes son:

  • Problemas en el estado de ánimo: sentimientos de tristeza, depresión, apatía, desánimo, desesperanza, irritabilidad, sentimientos de culpa, falta de energía, desmotivación, ganas de llorar, incapacidad para disfrutar de la vida, visión de de pasado, presente y futuro negativa.
  • Problemas de ansiedad y estrés: preocupaciones, pensamientos negativos, obsesiones, miedos, fobias, sucesos traumáticos, ataques de ansiedad, malestar físico.
  • Problemas en la pareja y de tipo sexual.
  • Dificultades en las relaciones con los demás, timidez, baja autoestima, inseguridad, incapacidad para defender las propias opiniones, dependencia emocional, celos.
  • Dificultades en la toma de decisiones y en la resolución de problemas.
  • Malos hábitos de alimentación y de sueño.
  • Problemas en el trabajo y en los estudios.
  • Problemas de comportamiento en hijos menores, adolescentes y jóvenes: conductas de negativismo, oposición a la autoridad, inquietud e hiperactividad.